El lenguaje de las manos es el más primitivo instinto sanador, el río de la evolución pasa por tus manos para desembocar en el mar de la vida que es un océano de amor.”